domingo, 12 de noviembre de 2006

"Cuentos Atómicos", Umberto Senegal


Los cuentos atómicos son una modalidad muy particular. Son cuentos que no pueden exceder las veinte palabras, lo cual resulta un reto para quien los escribe. Hay que escoger muy bien cada palabra, y hay que encontrar dentro de la brevedad el efecto que se lograría con un cuento largo.

Tal vez el ejemplo más famoso que se conoce es el cuento de Monterroso, "El Dinosaurio", de sólo siete palabras: "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí."

Aquí presento una serie de cuentos atómicos, de un autor colombiano (Calarcá, Quindío) llamado Umberto Senegal:


EL MENDIGO

"Regáleme un poema", solicitaba a los sorprendidos transeúntes, quienes sólo tenían monedas.


EL CRÉDULO

Dos fantasmas comparten una habitación.
-No creo en fantasmas- dijo uno.
-Yo tampoco- respondió su compañero.
"Yo sí" -intervino alguien.



DUDAS

Cuando ese fantasma entró a un campo cuántico, comenzó a dudar de su condición de fantasma.


EGO

Aquel quark, tenía complejo de superioridad.


EL QUE DEBE IRSE

La muerte y el hombre se encontraron. Dialogaron un momento. "Es hora de irse". Pero uno de los dos se quedó.




-¿Eres real o irreal?- le preguntó.
-Ambas cosas- respondió entre la lluvia.


LA ÚLTIMA CENA

Era el último hombre. Los dos vampiros lo supieron demasiado tarde.


AFIRMACIÓN VÁLIDA Y COMPRENSIBLE DENTRO DE CIEN AÑOS

Contemplaré los gobs del ciniclón mientras se jaztro la tridina.


EXTRAVIADO

Al apagar la lámpara, preguntó: "Papá, ¿todavía estoy aquí?"


AMISTAD

Esta vez su eco sí le respondió.


ESCRITOR

Por esquivas, salvajes y peligrosas que sean las ideas, basta un lápiz para atraparlas.


BÚSQUEDA

"Trataré de encontrarme", -dijo. Y entró al laberinto.


FINAL DE UNA NOVELA DE AMOR




SINCRONICIDAD

Sucedió una vez: se abrió la ventana y entró un zancudo.


REPORTAJE

-¿Oficio?
-Escritor.
-¿Escritor?
-¡Escritor!
-Escritor...


FAMILIARES

Nunca lo había intentado, pero cuando vio al colibrí, el avestruz entonces...


INSECTO NOCTURNO

¿Era un pequeño dragón?... Molestaba tanto como zancudo y por eso lo aplasté.

2 comentarios:

  1. concreto, sagaz, agudo...bellisimo!

    ResponderEliminar
  2. Increíble ver que es posible compactar historias sin que pierdan su intensidad ni su poeticidad.

    ResponderEliminar

Bienvenido a la Embajada de Nadie. Este es un espacio para leer y publicar textos literarios de cualquier temática sin restricciones.
Es una Embajada de Nadie, porque hay inmunidad diplomática contra convencionalismos, moralismos, reglas tradicionales y críticas destructivas. Es un pequeño oasis, uno de tantos que aparecen y se secan después, dentro del cual es posible desarrollar ideas nuevas mientras exista.
Hay textos míos, de quienes han enviado sus cuentos y poemas y de algunos autores favoritos. Mi deseo es que si usted desea compartir los suyos, se sienta libre para expresar el resultado escrito de sus elucubraciones.

Envíelas a josef.karolys@live.com, con alguna imagen adjunta.